top of page
descarga (7).jfif

SOMOS CREATIVIDAD

Por: Sofia Marcellini

2148909025.jpg

Todos nacemos creativos. Somos el resultado de experiencias vividas, aprendizajes y situaciones que nos pusieron a prueba y nos obligaron a desarrollar y crear.

Según Jaime Buhigas, “para ser creativo hay que tener valentía, capacidad de decisión, imaginación, fantasía, locura, atrevimiento, inteligencia, control, prudencia; ya que todo se puede aplicar”.

Las experiencias adquiridas en todas las etapas de la vida nos ponen a prueba constantemente y nos obligan a reinventarnos, a buscar nuevos caminos que nos alejen de ser repetitivos y por consecuencia aburrirnos.

En mi infancia creía que ser creativa se trataba de hacer dibujos geniales, inventar canciones y bailes e imaginar historias (y lo era!). Más adelante, en la universidad, me di cuenta que no sólo eso es ser creativo, la necesidad de equilibrar lo educativo con lo laboral me llevó a idear nuevas estrategias de vida. Porque de eso se trata, que la vida sea creativa, cambiante y no detenerme en el primer obstáculo.

En lo laboral, me tocó innovar en materia de procesos administrativos, tuve que crear estrategias diferentes que se adapten a los cambios del mundo actual tanto en Marketing como en grupos de trabajo. La creatividad estuvo (está) presente en cada desafío de cambio.

El próximo 21 de abril, por disposición de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2018, se celebra el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación, para...

“crear conciencia sobre el papel de la creatividad y la innovación en todos los aspectos del desarrollo humano, para promover el pensamiento creativo, la innovación cultural, científica y tecnológica”.

La creatividad se encuentra también dentro de nuestro trabajo. No hay que pensarla como el espacio de expresión y esparcimiento antes de regresar al escritorio. Es ingenio para generar ideas nuevas, es curiosidad para buscar soluciones originales a nuevos retos.

Para lograr transformar nuestro trabajo es necesario analizar e identificar lo que obstaculiza nuestra tarea y buscar e inventar nuevas alternativas para resolverlo.

2149105866.jpg

El Proceso Creativo

(Extracto del artículo “Creatividad: por qué es importante en las organizaciones y cómo incentivarla” de Diego Pasjalidis, experto en Management estratégico e innovación, InfoBae.com)

Así como existen infinidad de herramientas para estimular la generación de ideas, existen varios modelos para gestionar el proceso creativo. Todo depende de los gustos, conveniencias y grado de madurez de las organizaciones, aunque de forma simple, un proceso debería siempre contemplar:

Encontrar un problema que necesita ser resuelto. Pensemos en qué podría estar esperando “en secreto” nuestro cliente, es decir, una necesidad o interés que aún no ha manifestado como un requerimiento.

Definir correctamente el problema. Esto incluye pensar si el problema que estamos identificando existe también en otro lugar o sector y tendría sentido que lo solucione allí también, o si en otro sector se ha resuelto un problema similar. Esto amplía nuestra capacidad de generar ideas y de combinar soluciones existentes para generar nuevas versiones mejoradas.

Definir correctamente el problema. Esto incluye pensar si el problema que estamos identificando existe también en otro lugar o sector y tendría sentido que lo solucione allí también, o si en otro sector se ha resuelto un problema similar. Esto amplía nuestra capacidad de generar ideas y de combinar soluciones existentes para generar nuevas versiones mejoradas.

Elegir una actividad de lluvia de ideas para despertar la creatividad. Pensemos no sólo en la situación de contexto inmediato sino en la versión ampliada del negocio, es decir, si estamos buscando ideas para una empresa que vende celulares vayamos a versiones ampliadas de comunicación en la nube, lo que abre nuestra mente a nuevas ideas.

2149105795.jpg

Reunir material relevante y trabajar con él, considerando diferentes soluciones y enfoques que puede tomar para resolver el problema. Una idea puede generar sus variantes o puede sumar a otras para generar nuevas y más potentes soluciones.

Discutir las ideas con compañeros de equipo (que puede estar también conformado por clientes, proveedores o personas ajenas a la organización) para medir su viabilidad técnica, económica o de timming. Recordemos que implementar ideas que aseguren un resultado rápido, aunque no sean las mejores, retroalimenta al equipo con confianza a la vez que valida el proceso en la organización.

Antes de implementar, alejarse del problema antes de volver a él. Este salir del problema y tener una visión ampliada y sistémica nos permite incorporar actores o factores externos que pueden ayudar o limitar la puesta en marcha de una idea.

Comenzar a implementar la idea. Ya estamos en proceso de innovación, lo que implica que debemos seleccionar las personas adecuadas para esta etapa. No siempre los más creativos son los mejores implementadores, y viceversa.

Registrar los aprendizajes. Medir y registrar datos cuantitativos y cualitativos, éxitos y errores, permitirán crear una bitácora del proceso creativo en la organización para evitar cometer los mismos errores, comprender las causas de los mismos, acelerar los próximos procesos y saber cuándo descartar, poner en pausa o lanzar futuras iniciativas. Incluso las ideas descartadas en un primer momento deben acompañarse con las razones ya que, en un futuro, el contexto podrá cambiar y convertirlas en viables.

Cualquiera que sea el sector en el que nos desempeñemos, la creatividad en el trabajo es un elemento clave para lograr el éxito.

* Jaime Buhigas dibujante, ilustrador, escenógrafo, director de escena, dramaturgo, escritor, libretista y geómetra. Imparte cursos relacionados con el simbolismo y la geometría sagrada, así como con la creatividad y la expresión artística.

*Diego Pasjalidis es ingeniero especialista en estrategias, innovación y transformación digital, autor del libro Inspiración Extrema, Head of Innovation & Digital de Stefanini Argentina y conferencista. Miembro de la Comisión Directiva del Buenos Aires Tech Cluster

bottom of page